Puede el cerebro alcanzar la felicidad?


El cerebro humano, producto de 700 millones de años de evolución, no está diseñado para alcanzar la felicidad – Prof. Francisco Mora, catedrático y director del Departamento de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid

Y es que la principal causa de la infelicidad del ser humano estaría en nuestro sistema límbico, o cerebro emocional, una estructura que trabaja con las respuestas emocionales ante estímulos sensoriales. Toda la información que recibimos del mundo externo a través de los sentidos se impregna de matices emocionales, de placer o dolor, lo que realmente nos impide ser felices. En definitiva, el objetivo final en el diseño de todo cerebro es la lucha por la supervivencia.

No obstante, a diferencia de los animales, el ser humano, cuyo cerebro pesa aproximadamente un kilo y medio, y posee una complejísima organización funcional, ha atisbado la conciencia de si mismo, lo que le lleva a plantearse dos vías para conseguir un tipo determinado de felicidad : una de ellas consiste en mantener el equilibrio entre el placer y el dolor, pues ambos extremos producen infelicidad, y la otra, más drástica y quizás más auténtica, en aislarse del mundo, evitando interaccionar con él y que la información sensorial alcance, en el cerebro, el sistema emocional. Esta segunda vía se alcanzaría por la idea de Dios y el rezo o la meditación.

Quien en medio del placer no siente deseo, quien ha abandonado todo impulso, temor o cólera; quien ni odia ni se entristece… Ése, está en plena posesión de la felicidad o la sabiduría.

Desde el punto de vista de la literatura es más fácil escribir sobre la infelicidad. Ésto se debe fundamentalmente a que este estado lleva aparejada la necesidad de aliviar el dolor que produce, algo que puede hacerse fácilmente a través del lenguaje poético. Por el contrario, la felicidad no necesita de ningún tipo de escritura por su condición irreflexiva.

Además, el lenguaje de la poesía expresa la infelicidad mejor que la felicidad, pues cuenta con más recursos verbales para la primera y atrae especialmente los momentos desgraciados. Esto explicaría, entre otras cosas, que este tema haya impregnado tantos poemas desde los orígenes del género, que no es más que el testimonio de una sensibilidad o de una inteligencia, al fin y al cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s