Reuniones de trabajo más eficientes


Muchas de nuestra reuniones no son síntoma de productividad. Las reuniones cortas, bien dirigidas y con objetivos claros son las más eficientes y, sinceramente, muchas de ellas pueden sustituirse por llamadas en línea vía Skype -por ejemplo- rápidas, focalizadas y que nos permiten ahorrar tiempo y recursos materiales. Las reuniones ordinarias son las que hay que tomar más en serio, implementar en ellas una metodología que garantice no confundir urgente e importante, dejar espacio para la estrategia y no enredarse en detalles menores. Las reuniones deben tener hora de inicio y de final, y hay que respetar especialmente un final puntual. ¿Cuántas veces no asistimos a una reunión en la que nos detienen más de 1 hora esperando su inicio para que su desarrollo sólo tome un cuarto de hora?.

Anuncios